Camas articuladas Hay 7 productos.

Subcategorías

Mostrando 1 - 7 de 7 items
Mostrando 1 - 7 de 7 items

CAMAS ARTICULADAs

Pocas veces nos habremos plantado cuánto tiempo de nuestra vida pasamos en una cama.
Pues bien, una persona que duerma una media de 8 horas al día, al llegar a los 80 años, habrá pasado 17 años y medio de su vida en una cama. O lo que es lo mismo (6.400 días o 51.200 horas).
Viendo estos datos, Parece increíble que no le demos la importancia que tiene una buena cama en nuestra vida.
Lo cierto es que cuando somos jóvenes, no nos importa mucho si la cama es blanda o dura. Ya sabemos que en la juventud uno se duerme hasta encima de las piedras.
La cosa va cambiando con los años y poco a poco vamos apreciando la importancia de un buen colchón y una buena almohada.
Así, al llegar a una edad madura, probablemente, el bien más preciado es nuestra cama.
Las personas con problemas físicos, los ancianos con problemas de movilidad o los que sufren alguna discapacidad, saben lo importante que es una buena cama, ya que pasan mucho tiempo de su vida tumbados. Es entonces cuando un buen colchón, una cama articulada y un buen canapé o somier, hacen muy distinta la calidad de las horas de descanso.
En ortopedia moverte, disponemos de las soluciones más adecuadas a cada caso.
En nuestra sección de camas articuladas, proponemos los sistemas de camas eléctricas, ya sean camas articuladas con patas, camas articuladas con carro elevador, o camas con mando a distancia. Todos los casos, creemos que la cama debe ser robusta y ofrecer unas mínimas garantías de usabilidad.
En los casos de encamación por largo tiempo, son muy valoradas las camas con mando a distancia eléctrico, cuando pasamos muchas horas tumbados, las incomodidades de las posturas mantenidas, hacen que valoremos mucho las camas articulas con somier eléctrico, ya que va a permitir el cambio postural y con ello nos va a aportar mayor confort.
Incluso a la hora de comer o ver la televisión desde la cama, los sistemas de camas articuladas, nos proporcionan una comodidad que no puede ser suplida con los clásicos cojines o almohadas.

Elegir bien una cama eléctrica articulada de ser un acto reflexivo y como vimos al principio, valorando que una cuarta parte de nuestra vida, la pasamos en la cama.
Todas las camas que ofrecemos en nuestra ortopedia online moverte.com, son elegidas de entre los mejores fabricantes del mercado, para que ajustándonos a buenos precios de camas podamos aportar ergonomía, comodidad y bienestar en las horas de descanso.

CURIOSIDADES SOBRE LA CAMA:

Sabemos que desde hace más de - 10.000 años el ser humano ya valoraba el descanso y dormían en camas.
Aunque la cama y el colchón es un invento relativamente reciente, ya desde el Neolítico, el ser humano valoraba las horas de descanso. En aquella época, probablemente las camas se construían con paja y lechos acomodados con arena, o tierra, pieles de animales y hojas secas.
Fue aproximadamente en el 3400 antes de Cristo, cuando los egipcios inventan las primeras disposiciones en formas de cama elevada del suelo.
Para aislar del frio y las corrientes, las personas se acomodaban en las esquinas de los hogares.
En la Roma antigua, se comienza a utilizar la pluma y la lana.
Fue en el Renacimiento, cuando las personas que aún dormían sobre lecho de paja o plumas, comenzaron a forrar estos lechos con telas de seda y o terciopelo.

- Renacimiento. Los colchones eran de paja o, a veces, plumas. Luego se cubrían con suntuosos terciopelos, brocados y sedas. El Renacimiento aportó una nueva forma de entender el mundo en el que la ciencia era el centro del conocimiento. Esto supuso una evolución en la higiene del colchón. Hasta el momento, los rellenos del colchón de origen orgánico se pudrían y se convertían en refugio de insectos y ratas. Precisamente, está documentado que Leonardo Da Vinci se quejó de haber tenido que pasar la noche 'sobre los despojos de criaturas muertas' en casa de un amigo suyo. Para evitar que los animales entraran en el colchón se hilvanaron los bordes y se añadieron botones que impedían que el relleno se desplazase. Sin embargo, los problemas de humedad y olor persistieron con lo que el colchón se convirtió en la pesadilla de cualquier durmiente.
Alrededor del año 1850 aparecen los primeros colchones de muelles y colchones de agua.
Debido a su elevado precio, los colchones más populares hasta mediados del siglo XX fueron los colchones de lana que dieron lugar a profesiones muy apreciadas como (el colchonero).
Los colchoneros, tenían talleres donde confeccionaban y arreglaban los colchones.
También se les veía por las ciudades aireando los colchones. Era muy común ver en los balcones de las casas sacudir con palos o raquetas el colchón para eliminar polvo y ahuecarlos. Estos colchones, quedaban hundidos y a al hacer la cama había que conformarlos.
Fue en 1865. Cuando se patenta la primera bobina o muelle para camas.

Nace el colchón de látex en 1930. Son opciones más caras que los colchones de muelles hasta que su uso se populariza. La industrialización y fabricación en en serie van haciendo que se ocupen un hueco cada vez mayor junto con los de goma y espuma.
A finales del siglo XX se perfecciona el colchón de látex 100% con un mejor acabado que el látex sintético, éste último aunque más económico se adapta peor al cuerpo.

Como dato curioso y como ocurre en muchos inventos que luego pasan al consumidor de masas, la Nasa venía utilizando un nuevo material: el visco elástico, muy valorado hasta nuestros días por aportar una mayor adaptabilidad de las presiones del cuerpo.
Al final del siglo XX y hasta hoy, tenemos en el mercado una amplia variedad de oferta de materiales que hacen del descanso una de las tecnologías más preciadas. La tecnología del descanso.

Los materiales como el gel, la espuma visco elástica, el memory y otros núcleos de colchón, han revolucionado también el confort no solo de los colchones, sino de los cojines para personas con discapacidad que pasan mucho tiempo sentados.

Así el memory, el látex o el gel han proporcionado la mejora de las úlceras por presión, aportando una mejor calidad de vida.
Estos materiales, acompañados por las camas con somier eléctrico articulado de última generación, nos proporcionan hoy en día un descanso confortable y reparador.
Las camas los somieres y colchones para uso geriátrico tienen acabados muy variados con complementos para cama que la mayoría de los fabricantes de camas y mobiliario de habitaciones incorporan en sus catálogos para uso geriátrico y de ortopedia.

Son muy valoradas entre los clientes de nuestra ortopedia las camas articuladas con barandilla y las camas articuladas con carro entre las personas mayores y las personas con alzhéimer y sus familiares o cuidadores.

Camas eléctricas con patas.

Las camas eléctricas con patas son soluciones con diferentes posibilidades como patas fijas, patas regulables o con ruedas que aportan comodidad. La cama articulada con mando eléctrico, nos permiten un control sobre las distintas posiciones y movimientos que nos ofrece la cama articulada. El resultado final es una cama articulada cómoda.